28.7.13

LIBRE ALBEDRÍO Y CONCIENCIA CRÍSTICA

Una conciencia ampliada es generalmente considerada como un estado desarrollado de la conciencia en la que la atención es mejorada, refinada y ampliada, y aspectos de la mente (como el pensamiento repetitivo y percepción tamizada) son trascendidos. Se logra así, una mayor conciencia de la realidad, de quién se es, y qué se hace.

Una conciencia más elevada conlleva a un mayor conocimiento y desarrollo sobre la mente y voluntad, para alcanzar la iluminación intelectual, el crecimiento personal profundo, y la Unión con el Todo y con lo divino.

El ser humano en general, es sólo parcialmente consciente. En cada persona llacen potencialidades que permanecen incipientes como resultado de que el ser individual se atrapa en mecánicos de ataque y defensa del ego o la ilusión de separación o individualidad, y sus modos de comportamiento, donde la energía para el desarrollo espiritual personal no es utilizada eficaz ni eficientemente. Como resultado, la causa del sufrimiento se ve a menudo en las circunstancias externas o en otras personas.

Es un requerimiento para el desarrollo de la conciencia que comprendamos que la alienación y sufrimiento son responsabilidad de cada una/o y requiere del consentimiento de la persona.

Así, nos separamos de la conciencia física por medio de nuestro libre albedrío. Con mayor o menor consciencia, aveces decidimos utilizar nuestra energía (la energía de la luz blanca, la conciencia crística), para fines egoístas.

La energía crísitca es de Unidad; y cuando sentimos que tenemos intereses personales, simpemente estamos alejándonos de la noción de completud, para entrar en la ilusión de la separación. Ésto lo que una persona promedio hace con su libre albedrío, pero igualmente éste te ha de regresar al conocimiento de que tiene todo lo que necesita para tu viaje que es esta vida en la Tierra.
 
La energía crística se bloquea en cuanto damos rienda a los pensamientos de separación. Hemos de entender que todo lo que necesitamos como seres humanos, todo lo que requerimos en términos de salud, en cuanto a abundancia, o de vitalidad, ya está aquí. La energía crística no funciona desde una posición de carencia.

Nos damos cuenta que nuestro propio Cristo responde cuando asumimos que todo lo que necesitamos ya está aquí, cuando tenemos confianza en nosotras/os mismas/os.


*

Te interesa el tema? 
Visita: